Opinión

Lo sucedido la semana pasada aún no ha concluido, pero a pesar de las dificultades, no tengo dudas en cuanto al éxito de la indetenible tarea que por la liberación de Venezuela se realiza dentro y fuera del país. Muy pronto seremos un país completamente libre, fuera de toda influencia totalitaria, socialistoide.
Que una claque corrupta y narco-criminal deshonre el uniforme, corrompida por un compañero felón ya fallecido, en nada autoriza las generalizaciones. Que haya sido destruida la institucionalidad militar por aquélla, devolviendo las páginas al punto en que dominan los gamonales, mal predica que oficiales generales, superiores y subalternos, no tengan voz y espacio legítimos en el mapa del porvenir.
Cada semana, hay, al menos, diez nuevos casos de hepatitis A comprobados, mas no documentados por las presuntas autoridades sanitarias robolucionarias sucialistas, acostumbrados a no informar nada.
La amnistía no puede ser para los que tiraron la piedra y escondieron la mano, para los arrepentidos convenientes, porque objetivamente el daño lo causaron de todas maneras al colaborar estrechamente con los ejecutores del estropicio.
El chavismo difundió falsedades y medias verdades con el objeto de retratar la democracia venezolana como un monstruo insensible.
Template by JoomlaShine