Permitir la contratación a Odebrecht, que “organizó con pleno conocimiento corporativo graves actos de soborno”, resulta ser un “acto contra las empresas honestas”, señaló el Gobierno colombiano.

Bogotá.- El Gobierno colombiano pidió este lunes al ente regulador de empresas que sancione a la multinacional Odebrecht con una inhabilitación de 20 años para contratar públicamente con el país.

“Aceptar un acuerdo de compensación económica a cambio de subsanar el daño moral y material causado a la nación con los actos de corrupción resultaría ser un incentivo perverso para que se continúen cometiendo este tipo de actos”, indicaron la vicepresidencia y la estatal Agencia de Defensa Jurídica del Estado en un comunicado.

Agregaron que permitir la contratación a Odebrecht, que “organizó con pleno conocimiento corporativo graves actos de soborno”, resulta ser un “acto contra las empresas honestas”.

La compensación económica a la que se refieren tiene que ver con los 106.000 millones de pesos que la brasileña Odebrecht ofreció al Estado colombiano por haber repartido coimas para hacerse con contratos públicos.

Dicho acuerdo de reparación integral ofrecido por Odebrecht ya fue rechazado tajantemente por varias instituciones e incluso por el presidente, Iván Duque, que lo calificó de vergonzoso en una entrevista ofrecida a Blu Radio.

Según cifras manejadas por la Fiscalía General, la multinacional pagó por lo menos unos 32,5 millones de dólares en sobornos para quedarse con seis contratos públicos para construcción de vías.

Duque aboga por fiscal ad hoc

Duque indicó este lunes que estima necesario que se designe a un fiscal ad hoc para las investigaciones del caso Odebrecht, a raíz de los cuestionamientos en torno a la actuación del fiscal general, Néstor Humberto Martínez.

“Como Presidente de la República estoy listo a obrar cuando me lo solicite la Corte Suprema para presentar una terna y que se pueda proceder con una persona de las más altas condiciones para que el país tenga plena certeza de que lo que queremos todos es que aquí se llegue hasta el fondo de la verdad”, dijo Duque en declaraciones a la cadena de radio RCN.

Martínez está envuelto en un escándalo desde hace una semana, cuando el informativo de televisión Noticias Uno divulgó un audio entregado por el ingeniero Jorge Pizano, quien en 2015 grabó una conversación que sostuvo con el ahora fiscal general.

Pizano se desempeñaba entonces como auditor de la obra Ruta del Sol, un complejo de carreteras que une el centro de Colombia con la región caribeña, en cuyo proceso de contratación Odebrecht repartió sobornos para ganar la licitación, según las averiguaciones.

Por su parte, Martínez trabajaba como abogado de un conglomerado de empresas del magnate colombiano Luis Carlos Sarmiento, una de las cuales estuvo vinculada con la construcción de esa obra.

Los dos hablaban sobre aparentes actuaciones ilegales de Odebrecht en esa obra de la ruta del sol. En la charla se mencionaron posibles irregularidades desde al menos el año 2013.

Noticias Uno divulgó el domingo una segunda parte de la conversación en la que supuestamente Pizano dice estar intranquilo porque no sabe si denunciar el hecho o quedarse quieto, ante lo cual Martínez le respondió: “No, quieto, quieto”.

Varios congresistas exigen la renuncia de Martínez al considerar que su deber como ciudadano que sabe de algo ilegal era haber hecho una denuncia ante la Fiscalía General.

Martínez, que fue elegido fiscal general por el Congreso en 2016, insistió en que el propio Pizano dijo en esa charla que no tenía la certeza de que Odebrecht estuviera entregando sobornos y que los pagos de la constructora podrían obedecer a extorsiones de grupos paramilitares para no sabotear la obra.

Más de un año de investigaciones

Las investigaciones de los sobornos de Odebrecht en Colombia empezaron en 2017, casi al mismo tiempo que estalló el escándalo internacional por las actuaciones de la constructora brasileña.

El ingeniero Pizano entregó hace poco el audio al noticiero de televisión con la condición de que solamente podía ser divulgado tras su muerte, pues sufría un cáncer linfático en etapa avanzada. Murió el 8 de noviembre a consecuencia de un infarto cardíaco.

Sin embargo, su muerte ha estado rodeada de misterio porque pocas horas después un hijo del ingeniero que había viajado desde España para asistir a su funeral murió envenenado con cianuro, según el Instituto de Medicina Legal (IML).

La familia indicó que el joven se sintió mal tras beber un sorbo de agua de una botella que su padre tenía en la casa. Un examen del IML concluyó que en tejidos tomados del cuerpo del ingeniero no se encontraron rastros de cianuro, por lo que en ese caso se descartó un suicidio. 

Template by JoomlaShine