Miércoles, 04 Abril 2018 00:00

Sindicato de Hidrobolívar exige investigar a gerencia anterior por el colapso que condena a guayaneses a la sequía

 
Valora este artículo
(0 votos)
Las bombas de los acueductos de Puerto Ordaz y San Félix tienen deterioro severo puesto que datan de los años 80 y nunca fueron sustituidas por equipos nuevos Las bombas de los acueductos de Puerto Ordaz y San Félix tienen deterioro severo puesto que datan de los años 80 y nunca fueron sustituidas por equipos nuevos Foto William Urdaneta

“Así como están investigando a algunos trabajadores por el vandalismo de los últimos días, debería investigarse a los gerentes que salieron y dejaron la hidrológica en un estado vergonzoso” pidió la secretaria general de la organización, Noris Cordero, para establecer responsabilidades en torno de la crisis que se ha agudizado este año y, particularmente, durante la última semana. Se trata, en suma, de otro de los descalabros que forjó el chavismo y, en particular, la gestión de Rangel Gómez, descalabro en el que se empecina Justo Noguera Pietri.  

@OrianaFaoro

  barra 13aNaranja220

MÁS INFORMACIÓN

En Inés Romero se debaten entre comprar comida o agua tras dos años de pésimo servicio hidrológico

barra 4naranja220

Vecinos de Puerto Ordaz desestiman versión de vandalismo en Hidrobolívar como causa de la sequía

barra 4naranja220

Hidrobolívar anunció inversión de 16 mil millones de bolívares para mejorar el pésimo servicio de agua

 

El Sindicato de Trabajadores de Hidrobolívar ha denunciado el abandono sostenido de los acueductos de todo el estado Bolívar en los últimos 4 años, consecuencias que se han notado con más frecuencia en el 2018.

“Es una situación bastante vergonzosa cómo dejó la anterior directiva todas las plantas, no solo las de Guayana. Los acueductos fueron casi desmantelados, la hidrológica no tiene equipos, solo le quedaron 3 carros para todo el estado. Es deplorable”, ratificó la secretaria general del sindicato, Noris Cordero.

Sobre la falla que dejó a Puerto Ordaz sin agua durante cinco días, admitió la versión de sabotaje como una de las posibilidades que pudieron dejar fuera de servicio al Golfo 7, pero insistió en que hace años que las estaciones carecen de vigilancia y de equipos para atender fallas imprevistas.

“Hay varios trabajadores de la hidrológica que están en proceso de investigación, y nosotros exigimos que se les garantice el derecho a la legítima defensa, pero también exigimos que se investiguen los anteriores directivos de Hidrobolívar, que son los responsables del deterioro de todas las plantas y se fueron como si nada”.

Se refiere al tren ejecutivo que se encargó de la empresa fundada y dirigida durante el mandato del exgobernador Francisco Rangel Gómez, luego que absorbiera las competencias de la extinta CVG GOSH. “Son bienes del Estado los que se deterioraron, vulnerando el derecho al agua potable, y esta gerencia recibe unas plantas a punto de colapso”, especificó Cordero, al recordar que Hidrobolívar también tiene un gran pasivo económico con sus trabajadores, quienes ganan salario mínimo.

“Hemos denunciado varias veces que los acueductos son blanco de la inseguridad, y a muchos trabajadores les han robado sus pertenencias durante robos a las plantas, pero la empresa nunca invirtió en vigilancia o en garantizar la seguridad de estos sitios públicos”, remató Cordero. La falta de patrullaje se mantiene con la nueva gerencia de Hidrobolívar.

Intervención de Sidor

Todos los trabajos de reparación en Golfo 2, del acueducto de San Félix; en Golfo 7, de Puerto Ordaz, y de la planta de Toro Muerto, han sido asumidos por trabajadores de la Siderúrgica del Orinoco (Sidor), desde que Gustavo Imeri fue designado como presidente de Hidrobolívar, quien además es director industrial de la acería: cargo compartido, como el del gobernador del estado Bolívar, Justo Noguera Pietri, quien comparte el cargo con la presidencia de Sidor y de CVG.

Cordero advirtió que la hidrológica necesita de una millonaria inversión para devolverle su operatividad, pues la intervención de Sidor ha sido necesaria para poder resolver los inconvenientes, tanto en personal técnico como en equipos.

 

Precios del agua

Cisterna de 10 mil litros: 6 millones de bolívares

Recarga de botellón de 20 litros: 6 mil bolívares

Botella de 5 litros de agua mineral: 240 mil bolívares

 

“La situación de los trabajadores de Hidrobolívar es grave, tenemos años sin contrato colectivo, sin dotación, sin beneficios… Eso ha llevado a que muchos trabajadores hayan renunciado y en este momento, de no ser por Sidor, la situación sería más grave todavía”.

La intervención de los sidoristas es posible debido a que la empresa básica está, actualmente, en una operatividad mínima histórica.

En enero de 2018, Imeri reportó la inversión de 16 mil millones de bolívares para repotenciar los acueductos, pero aun así sigue habiendo fallas técnicas en plantas de todo el estado Bolívar.

Según Cordero, este dinero se ha invertido en comprar químicos para la potabilización del agua en la entidad y en las reparaciones recientes. “La hidrológica necesita muchos recursos más para volver a ser lo que era antes. Los trabajadores que quedan lo hacen por vocación, y muchas veces han puesto sus propios recursos para atender emergencias porque hasta los carros desaparecieron”, reiteró la dirigente gremial.

¿Qué han hecho?

El Sindicato de Trabajadores de Hidrobolívar ha instalado mesas técnicas de negociación con el gremio para discutir los pasivos laborales, aunque no ha habido ningún acuerdo con la compañía para comenzar a pagar las deudas ni aumentar los salarios.

Luego de cinco días sin agua, la hidrológica restituyó el servicio a las parroquias Unare y Universidad, mientras que la parroquia Cachamay cumplió este miércoles el séptimo día continuo sin agua potable. La razón que expuso Hidrobolívar fue la “recuperación y regulación del sistema de redes de la estación Golfo 8”, operación que duraría cuatro horas.  

 
Malabares sin agua


Durante los cinco días que Puerto Ordaz estuvo sin agua, sus habitantes hicieron cuanto pudieron para hacerse con recurso. La crisis generó largas colas en los expendios de agua potable, en donde la recarga de un botellón de 20 litros se vende entre 6 y 10 mil bolívares.

Pedro Beguet, vecino de Los Olivos, contó durante la protesta vecinal del martes que recurrió a bañarse en el río Caroní, y tomar de allí el agua para los quehaceres del hogar.

En Alta Vista Norte, los residentes racionaron el recurso entre 30 minutos y una hora diaria, hasta agotar la reserva de los tanques. Comprar los 10 mil litros de un camión cisterna cuesta entre 5 y 6 millones de bolívares, cargamento que alcanza para 15 minutos de abastecimiento en un edificio de 70 apartamentos.

Un vecino del conjunto residencial Entre Ríos mencionó que se abastecieron de un tanque subterráneo que preservó el agua pues hace meses que no cuenta con bomba para distribuirla entre los apartamentos.

Otros vecinos mencionaron que se auxiliaron con familiares o amigos de San Félix, en donde no se fue el agua, en sectores como Manoa y Moreno de Mendoza.

 
Visto 3660 veces Modificado por última vez en Miércoles, 04 Abril 2018 23:24

Después de paralizarse por 48 horas, los maestros lograron que el gobernador se sentara con ellos este jueves en la mañana, y disc...

Sutrapuval entregó una solicitud de aumento del bono de alimentación por falta de comedores a Bs. 500 mil diarios, pero no ha reci...

Los trabajadores aprovecharon la ocasión para solicitarle al presidente de Sidor la reactivación del centro de equinoterapia, impo...

En todas las industrias, el ajuste del salario 16,5% por encima del ingreso mínimo nacional no genera diferencias notables en el p...